¿ Estas preparado ?

Los sucesos globales que se dan en la actualidad, tanto a nivel climático, económico, social, llevan a muchas personas a temer un “apocalipsis” o el próximo fin del mundo.

En el último tiempo y cada vez con más fuerza aparecen mensajes de predicciones con fechas y plazos, muchas sustentadas en las predicciones mayas que hablarían de un cambio en la humanidad.

Lo cierto es que “el cambio” siempre ha sido un proceso difícil para las personas y todo lo que involucre lo desconocido genera naturalmente incertidumbre y miedo.

El principal miedo de la mente humana es el miedo a la aniquilación, de ahí que la principal fantasía reside en morir, en que ocurra el fin del mundo para nosotros o que el universo, tal y como lo conocemos, desaparezca.

Lo anterior que en sí mismo es una paradoja, ya que nuestro entorno cambia día a día, de hecho el cambio es lo único que permanece constante en la naturaleza.

Frente a esto es necesario abrir nuestra capacidad de flexibilizarnos y aceptar los cambios que dan espacio a lo nuevo y al progreso, aprender que la idea de permanencia es solamente una ilusión que ocupamos para sentirnos seguros y que a medida que mejoremos nuestra capacidad para dar espacio a lo inesperado y sorpresivo, nuestra vida podrá ser más plena y libre.

Para esto es fundamental tener una base sólida en nuestro sistema de creencias en el área espiritual, ya que a través de nuestro ser racional solo encontraremos más preguntas que generarán incertidumbre y desconcierto. Trabajar en nosotros mismos, potenciarnos como seres completos que construyen su realidad día a día nos empodera y protege de la angustia que generan las predicciones y los cambios.

Anuncios

Las tres cosas mas importantes de la vida.

 

Son muchas las ocasiones en que la lectura se transforma en un hábito para todos. Un hermoso hábito por cierto, pero la mayoría de las veces esta lectura rápida a la que estamos acostumbrados, no pasa más allá de un plano estrictamente literario y racional.

Te invito esta vez a hacer una prueba. Porque no intentas leer detenidamente algún párrafo cualquiera, de un periódico, una revista, un libro, o de cualquier página en internet. Presta atención a lo que despierta en ti…  No hablo de pensar y desmenuzarlo con la mente, como lo hacemos todos habitualmente… hablo de reflexionar desde el corazón y el sentimiento. El ejercicio es muy simple, consiste en dejarte llevar por tu propio instinto. Si lo crees necesario dile a tu mente que muchísimas gracias por todo lo que te aporta, pero que durante los próximos 5 minutos es el turno de sentir. Reflexiona sin usar la mente, siente, guíate por tu instinto que es el único que nunca te fallará.

Hay tres cosas importantes en la vida. La primera es ser bueno.
La segunda es ser bueno. Y la tercera es ser bueno.
Henry James.

Es una posibilidad …o no.

 

¿Existe algo después de la muerte? Muchas personas a lo largo del tiempo se han preguntado una y otra vez, que pasa después de la muerte; pues en este texto explico cómo se puede comprobar la existencia de una realidad más allá de la muerte, y para poder explicar este complicado tema, trato de hacer una comparación con una situación que debemos imaginar.
Mañana te despertaras, comerás y saldrás de tu casa, con tan mala suerte que saliendo te resbalas con una piedra, caes al suelo y te darás un golpe en la cabeza. Cuando recobras la conciencia, estas en un hospital, y el doctor que te atendió te dice que sufriste un golpe y perdiste la memoria de las últimas 6 horas, por lo que lo único que recuerdas es estar, la noche anterior acostándote a dormir, es decir que la memoria donde se almaceno el momento en que te despertabas comías y salías de tu casa se borro, dejo de existir, por lo que para ti ese momento JAMAS EXISTIO.

Con lo anterior, trato de explicar, como una persona, al no recordar algún suceso de su vida, simplemente, piensa que jamás la vivió, pues no existe recuerdo alguno de que haya estado en el, como sucedió en la historia anterior, en el cual en cada momento se está imprimiendo una imagen en su memoria constantemente, pero llega un momento donde se deja de imprimir esta y simplemente salta un pedazo por lo que el pedazo donde no se almaceno nada en sus recuerdos, nunca existieron.

Es decir, cada persona en el planeta está creando una historia propia, una historia que se imprime en el cerebro constantemente, por lo cual es posible recordar lo hecho el día anterior, meses anteriores, incluso años anteriores, momentos que marcan nuestras vidas, momentos que cada quien vivió, por lo cual es correcto afirmar, que si todos los recuerdos que se crean a lo largo de la vida, murieran el mismo día que nuestro cuerpo físico, no nos daríamos cuenta que estamos viviendo este momento, es necesario que nuestros recuerdos perduren mas allá de nuestra muerte, para que en este momento nos demos cuenta que estamos vivos.

Ahora, mañana al despertar, vamos a recordar todo lo que hemos vivido hoy, por lo que podemos estar seguros que vivimos el día de hoy, es necesario recordar el día de mañana lo que ha pasado el día de hoy, sin un recuerdo del día de hoy, este momento jamás existió, por esta razón, es necesario una vida después de la muerte, para que este momento, este sucediendo, en la siguiente vida, tendremos recuerdos de este instante, y esto nos permite estar seguros de que estamos viviendo este momento.

¿Existe la vida después de la muerte?

Es necesario que exista una vida después de la muerte, para saber que nuestra vida ocurrió, y en este momento la estamos viviendo.

¿Existencialmente angustiado?

¿Qué es la angustia existencial?

Pongamos un ejemplo: En la angustia existencial generalmente no hay un hecho traumático que la precede, es mas bien el hecho de que el individuo se hace preguntas a sí mismo como por ejemplo: quien soy, que hago en este mundo, para que sirvo, que he hecho de mi vida, a donde voy, etc. 
Es decir esta enfrentándose con el significado de su existencia, lo cual es muy serio si se encuentra vació de significados y respuestas a lo anterior como consecuencia se deprime y si no se atiende se mata.

Curiosamente hasta donde sabemos el hombre es el único capaz de hacerse estas preguntas.

Yéndonos por edades el primer signo de angustia existencial lo tendríamos cuando el bebe pierde a su madre y no hay un substituta que lo consuele y lo atienda.

Su vida esta en manos de ella es decir su mera existencia, en consecuencia entra en depresión analítica y muere.

Cuando se ve la carita de un bebe en estas circunstancias es muy difícil olvidarse de ella, su mirada, su búsqueda, su desesperación indica que si su situación no se arregla muere.

La segunda ocasión es cuando siendo pequeño aún, pierde alguno de sus padres ya sea o causas de la vida, un divorcio etc.

El chico no sabe que hacer cual será su futuro, vivirá, será dejado a su suerte en fin. Si no hay un padre fuerte o parientes substitutos que lo apoyen el chico se deprime, viene el desplome escolar la mala conducta, las ideas de suicidio et. Algunos pueden expresar muy claramente “¿que será de mi?”.

La tercera ocasión en que se presenta ya muy claramente la angustia existencial es durante la adolescencia, cuando el chico ya tiene la capacidad de pensamiento abstracto. 

Y entonces pregunta ¿que hacemos aquí? ¿ para que estoy? ¿ a donde voy?. ¿que voy a hacer en la vida?, ahí es cuando un buen padre, un buen profesor, algún pariente querido lo guía, no solo con el ejemplo si no con consejos y acompañándolo en sus angustias.

Diciéndole que él también tuvo estas preocupaciones pero con estudio, la seguridad de que esta en la carrera o trabajo correcto, esto con el tiempo pasa.

De no tener el adolescente estas cuestiones apropiadamente contestadas puede no encontrarle sentido a su vida, entrarle al alcohol.

Las drogas y echar a perder su vida como muchos hemos visto enfrente de nosotros sin poder hacer nada.

Lo que este muchacho necesita es un tratamiento psiquiátrico si no puede sobreponerse a estas dificultades. Sin lo cual estaría en peligro de suicidio,

La cuarta ocasión en que la angustia existencial se presenta es alrededor de lo que llamamos media vida y el hombre no encuentra que su vida ha tenido un significado que le daría lo mismo no haber vivido porque no le encuentra valor a lo realizado, quizás tenga familia pero quiere mas, tal vez en otra trabajo hubiera sido mejor y mas productivo, que ha hacho por los demás, o por si mismo para ser alguien mejor.

Es decir hay un vacío existencial, y si no encuentra contestación adecuada a estas preguntas se deprime y requiere de ayuda psiquiátrica que le ayude a encontrar su camino.

Finalmente la ultima ocasión o quizás no sea la ultima en el que el hombre se cuestione a si mismo que sentido ha tenido para el su vida, es a la hora del retiro.

Ahí ha trabajado toda su vida y a partir de una fecha tendrá que irse a su casa supuestamente descansar, a gozar de la vida y sin las preocupaciones del deber cotidiano.

Muchas personas lo aceptan y lo resuelven bien, pero para otras representa un reto a lo desconocido, generalmente no saben que harán su futuro, este se torna incierto, se preguntan si podrán sobrevivir al tedio, si encontraran alguna ocupación que les satisfaga etc.

Ante este panorama no saben que hacer se angustian y se deprimen y requieren de ayuda psiquiátrica.

Hay Diferencias a la Depresion pero esto puede llevarlo/a a eso, por lo tanto es importante dar importancia a sentimientos, emociones, y sensaciones ( que perdures y condicionen su calidad de vida)  Las cosas atendidas a tiempo, siempre terminan pronto! 

Al final de la muerte…la vida.

 

“La muerte. En cuanto a la muerte, no voy a referirme a la muerte física, real y concreta que todos tememos y que es el tema tabú por excelencia. La muerte, en nuestra manera habitual de pensar, es el gran absurdo, no de la vida pero sí de toda lógica. La muerte es el odioso final de un tiempo que lógicamente no querríamos que terminara nunca. En ese sentido, la muerte siempre nos humilla, es la dolorosa constatación de nuestra total impotencia ante no sabemos qué. Es un fracaso, la derrota de todos los esfuerzos y logros de la ciencia médica o la inutilidad de mis plegarias y promesas. Y aunque a veces se presenta como la liberación deseada a meses o años de sufrimientos y dolores o, incluso para el suicida, como una solución “feliz” a una vida sumida en la más negra desesperación, la muerte es, en principio, aquello que nadie quisiéramos experimentar nunca. Y, sin embargo, dos certezas ineludibles nos acompañan desde el momento de nacer: vamos a morir y no sabemos cuándo. Curiosamente, como ya Freud señalaba, esa verdad ineludible, no tiene cabida en nuestro inconsciente y de ahí que todos nuestros mecanismos vitales y racionales estén dirigidos a olvidar, negar o reprimir la idea misma de la muerte”… 

“Pero la muerte, además de la palabra horrorosa que alude a la experiencia más odiosa y temida por todo ser viviente, puede entenderse de otra manera. La muerte, a la manera en que la entienden los místicos, no es el mal, el triste final que frustra nuestro deseo de eternidad, sino, todo lo contrario, es el raro prodigio que nos permite, precisamente, realizar ese anhelo y acceder así a nuestra naturaleza primordial, a la esencia inmortal que ya somos. Lo que los místicos nos quieren decir es que si entendemos la muerte como un proceso cotidiano, como parte integrante de la vida misma, podemos vivirla como una maestra, una maestra severa, claro está, pero también generosa que nos enseña a vivir, a amar, a Ser realmente lo que Somos. Si realizamos lo que realmente somos, el miedo a la muerte habrá desaparecido porque habremos alcanzado el verdadero Amor y, como se dice en el Cantar de los Cantares,  “el perfecto Amor no conoce el temor”…