Sobrevivir a la Navidad

En diciembre se respira un aire diferente: hay brillo en todas las ciudades, gente que abarrota las calles a pesar del frío… Es como si una gran alegría invadiera de repente todos los rincones y personas. Pero, ¿qué ocurre con los que, inevitablemente, tienen que estar solos?, ¿Es posible disfrutar de estas fiestas en soledad?

La Navidad es una época en la que muchas personas se encuentran más tristes, nostálgicas o deprimidas. Esto se produce sobre todo en personas que están solas sin desearlo o personas que atraviesan momentos difíciles.

También es una es una época en la que, inevitablemente, recordamos con más anhelo a nuestros seres queridos. Mucha gente experimenta un sentimiento de vacío muy grande cuando está sola, sobre todo en esta época.

Ante esto, conviene saber que aunque compartamos nuestras vidas con los demás, también es bueno estar solos de vez en cuando y disfrutar de ello como una experiencia positiva. La soledad no deseada es muy dolorosa, por ello hay que aprender no solo a combatirla, sino también a disfrutar de ella.

Para recuperar la calidad de estas fiestas, será conveniente analizar lo positivo que uno tiene en la vida como pueden ser los amigos, la familia, el trabajo, y sobre todo las ilusiones.

Esta época podría ser un buen momento para dejar de añorar y lamentarnos, e ilusionarnos con aquello que nos rodea. Por consiguiente, si nuestras circunstancias actuales nos impiden pasar estas fechas acompañados, no debemos olvidar que esto no quiere decir que no tengamos personas que nos quieren o que seamos unos desgraciados, sino que, circunstancialmente nos encontramos en esta situación, que no es ni mejor ni peor, sino diferente.

Se trata de buscar el espíritu navideño en nuestro interior y de reflexionar acerca del significado que tienen estas fechas para nosotros año tras año. Y una forma de vivir el mensaje navideño y buscar el verdadero sentido que tiene para nosotros es a solas con nosotros mismos.

Anuncios