¿ Controlas o te controlan ?

Frase_Célebre_Séneca_Viejo_Aprender_Vivir

 

 

Tu mente subconsciente te gobierna. Ella te impele a actuar de una determinada manera. A veces quieres conseguir algo, puedes hasta lograr rozar la posibilidad de atraparlo, te sientes cerca de la meta….y sin embargo, casi al final, algo sucede, algo que te impide atrapar eso que formaba parte de tu éxito.

No lo dudes, tus éxitos y tus fracasos son producto del estado de tu mente subconsciente. A igualdad de condiciones, una mente subconsciente programada para ganar, ganará, ya que sólo el 5% de tus decisiones son tomadas por la parte consciente de tu mente.

Estas son las 8 leyes básicas con las que poder crear tus propios códigos y programar correctamente tu mente subconsciente con la finalidad de transformarte para ganar…o no.

1.Ley de tomar responsabilidad.

Tú eres responsable de tu vida. Nadie mejor que tú sabe cuál es el camino que tienes que tomar. No es necesario que nadie te diga lo que es mejor para ti. Eres responsable de todas tus decisiones.

La información que podrías dar a tu subconsciente para programarlo sería:

“Yo soy responsable de mi vida”

2.Ley de estar en control.

Tú tienes control sobre tus actos.

“Yo tengo control”

3.Ley de causa y efecto.

Si creas buena causa, tendrás un buen efecto. Si en el intento las cosas no salen como deseas, piensa que se puede aprender mucho de los errores. La información a transmitir a tu subconsciente sería:

“Cada día que pasa, estoy más cualificado”.

Henry Ford decía que cada fallo es sólo una oportunidad para comenzar con más inteligencia

4.Ley de la sustitución.

La mente sólo puede pensar una cosa a la vez. Esta ley enseña que si tienes un problema, sustituyas el pensamiento de problema por el de oportunidad. Todos los problemas ofrecen una oportunidad para crecer.

“Yo puedo hacer cualquier cosa que ponga en mi mente”.

5.Ley del yo.

Así como tú te ves, eso es lo que reflejas. La manera en que tú te ves es como te ven los demás.

“Yo me amo a mí mismo”.

6.Ley de mi “yo” ideal.

El “Yo” que quieres llegar a ser.

 “Yo soy feliz”.

7.Ley de la expectativa.

Estás expectante cuando esperas y sabes que algo va a pasar. Sabes que algo que tú deseas se va a convertir realidad.

Tienes que mantener la expectativa en tu  mente subconsciente. Generar expectativa en tu cerebro supone que éste se va a enfocar en el resultado expectante. No en uno mediocre.

Ese resultado expectante va a ser lo mínimo que esperas y por tanto es lo mínimo que va a venir. Esto va a suceder porque estás programando tu mente subconsciente para que así sea.

Tu programación podría ser:

“Yo sí lo creo”.

Haz un acto de fe. Todo lo que esperas que suceda va a suceder. Cree en ello.

8.Ley de la actitud.

Si tengo fe y expectativa, mi actitud va a cambiar.

“Yo controlo mi actitud”

Estas son las leyes básicas en las que debe basarse tu código de programación subconsciente. Usa estas frases o personalizalas según tus necesidades cuidando que se atengan a estas leyes.

Confía. Haz un acto de fe. Mi consejo es que, en tu diario vivir, donde tienes acceso a tanta información, decidas pararte y seguir un método. Procura que sea sencillo. Lo sencillo es bueno para empezar a ver resultados y motivarte.

Anuncios

El laberinto de vivir o de morir.

breaking_benjamin_by_smokingrafix-d358ued

Todo hombre está obligado a morir voluntariamente. No es que todo hombre quiera morir, sino que, frente a una muerte ineludible, la voluntad siempre tiene libertad para la rebelión o el consentimiento.

Cada cual o bien escoge la muerte en una cultura de vida o bien la niega en una cultura de muerte. Cada cual debe hacer de su propia muerte o bien el lugar del don total o bien la ocasión de la completa negación.

La cuestión no es exactamente to be or not to be, sino morir por la verdad o morir por la mentira, morir en el amor o morir en el odio, optar por un éxtasis sin retorno o por una implosión sin remision.

Cuando se reflexiona en profundidad no hay mas que una alternativa entre dos especies radicalmente opuestas de muerte voluntaria: el suicidio o el martirio. A nosotros nos toca elegir. A nosotros nos toca escoger entre la cuerda y la cruz. A nos nosotros nos toca, frente al árbol, optar por colgarnos de él, en un orgullo último, o estar colgados de él, en un testimonio supremo de amor.

AUTOR :

 Fabrice Hadjadj