La sugestión o el introducir una idea dentro de la mente.

LeyAtraccion

Se da un paso hacia la madurez cuando nos damos cuenta de cuánta sugestión hay en cada uno de nosotros. Una imagen nos lleva de forma inmediata a una sensación, una idea nos puede hacer felices o nos puede poner tristes, la palabra de un amigo nos levanta o nos deprime. Inducción en la mente inconsciente.

Debemos ser conscientes de que una enorme parte de nuestras ideas provienen de voces externas que calaron en nuestro inconsciente en el pasado a través de la sugestión. Esto hace que nos creamos sin discernir lo que dicen otras personas (periódicos, televisión, expertos, etc). Es decir, tragamos sin pensar por nosotros mismos. Es fundamental preguntarse y saber preguntar para  aprender por discernimiento.

Es una realidad que todos vivimos bajo la sugestión y autosugestión, y el que niegue esto vive en la mayor de las sugestiones (ceguera), sin capacidad para crear su propio camino mediante su libertad de elección.
“Quién más quién menos el hombre moderno ha oído hablar mucho de la autosugestión y es corriente verle adoptar una actitud recelosa o despectiva respecto de ella, actitud que se debe al desconocimiento o a las ideas superficiales y equivocadas.
Durante toda la vida nos hemos estado formando por sugestión. En efecto, ¿qué es la sugestión? Tan sólo introducir una idea dentro de la mente, que luego al descender a la mente inconsciente produce unos efectos automáticos.
Toda idea que no vaya acompañada de demostración o que no sea evidente por sí misma nos entra por sugestión. ¿Cuántas de las cosas que nos han enseñado nos las han demostrado?, de las que leemos en los periódicos, ¿cuántas hay que son demostradas o evidentes?
Sería curioso hacer un inventario de todas las cosas de las que estamos seguros por evidencia propia. Se vería que las que consideramos normalmente como ideas nuestras, nos han venido del exterior y las hemos aceptado sin más por afinidad con un deseo o con un estado de ánimo. Pero las ideas fundadas en razones puramente intelectuales, es decir, deducidas mediante un sólido raciocinio o evidentes, percibidas inmediatamente de modo intuitivo, apenas si podríamos contarlas con los dedos de la mano.
Incluso cuando estamos pensando del modo más racional no nos damos cuenta de que las ideas que estamos manejando no son nuestras, sino que la mayoría de las veces nos estamos apoyando en afirmaciones de otros.
Al aceptar esas afirmaciones que no son nuestras ni están demostradas, lo que hacemos es mezclar ideas ajenas con otras propias y colocar al final la patente de propiedad.”
Nosotros mismos podemos autosugestionarnos positivamente mediante una práctica constante y consciente (autohipnosis). La hipnosis es una herramienta para trabajar y modificar esas zonas de la mente inconsciente.
Anuncios

Mirarlo como un Muerto.

image

Era un venerable maestro. En sus ojos había un reconfortante destello de paz permanente. Sólo tenía un discípulo, al que paulatinamente iba impartiendo la enseñanza mística. El cielo se había teñido de una hermosa tonalidad de naranja-oro, cuando el maestro se dirigió al discípulo y le ordenó:

  –Querido mío, mi muy querido, acércate al cementerio y, una vez allí, con toda la fuerza de tus pulmones, comienza a gritar toda clase de halagos a los muertos.

  El discípulo caminó hasta un cementerio cercano. El silencio era sobrecogedor. Quebró la apacible atmósfera del lugar gritando toda clase de elogios a los muertos. Después regresó junto a su maestro.

  –¿Qué te respondieron los muertos? -preguntó el maestro.

  –Nada dijeron.

  –En ese caso, mi muy querido amigo, vuelve al cementerio y lanza toda suerte de insultos a los muertos.

  El discípulo regresó hasta el silente cementerio. A pleno pulmón, comenzó a soltar toda clase de improperios contra los muertos. Después de unos minutos, volvió junto al maestro, que le preguntó al instante:

  –¿Qué te han respondido los muertos?

  –De nuevo nada dijeron -repuso el discípulo.

  Y el maestro concluyó:

  –Así debes ser tú: indiferente, como un muerto, a los halagos y a los insultos de los otros.

 

  *El Maestro dice: Quien hoy te halaga, mañana te puede insultar y quien hoy te insulta, mañana te puede halagar. No seas como una hoja a merced del viento de los halagos e insultos. Permanece en ti mismo más allá de unos y de otros.

Posted from WordPress for Android

Miradas de gatos misticos… o no.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Desde la antigüedad se ha creído que los gatos tienen una conexión especial con lo mágico, lo esotérico, con el plano más allá de la muerte, con otra dimensión. Así como los perros son nuestros fieles guardianes en el plano físico, los gatos lo son en la dimensión de lo espiritual o energético.

Muchas veces podemos observar a los gatos en actitudes que nos parecen sumamente extrañas: mirando hacia el vacío, atentos a algo que no se ve, maullando en torno a nuestro hogar o dentro de alguna habitación, huyendo de un invisible peligro y listo para atacar si es que se acerca a su propietario…

Los gatos, probablemente perciben una energía que nosotros no. Posiblemente ven cosas que nosotros no vemos y absorben las cargas, limpian nuestro ambiente y nos libran de malas energías. No es raro que cuando la carga es excesivamente negativa los gatos tiendan a enfermarse, incluso gravemente, casi sin explicación.

Hay quienes dicen que cuando dormimos no es nuestra psiquis la que genera los sueños, sino que viajamos hacia una dimensión paralela en el denominado “viaje astral”. Se dice también que los gatos disfrutan de dormir con sus propietarios, porque pueden ir con ellos, cuidando sus viajes y protegiendo su cuerpo.

Los gatos captan y absorben las energías y nos ayudan a sanar nuestros cuerpos y nuestras almas. Son la esencia del amor mismo. Cuesta que confíen, pero una vez que lo hacen, es para dar su vida por nosotros.

Si un gato llega a tu vida, préstale atención; quizás te esté queriendo decir algo. Quizás tenga algo que mostrarte. O simplemente quiera aliviar tu carga.

Quizás por ello los gatos se perciban como seres que se sienten superiores al resto, que miran con cierta displicencia a quienes lo rodean. Quizás sea verdad. Tal vez los egipcios y muchas otras civilizaciones tenían razón. El gato tiene una conexión especial con el mundo espiritual y sólo debemos dejar que nos ayude. Seamos humildes; no intentemos entender algo que escapa a nuestra lógica. Simplemente retribuyamos con amor su entrega y misticismo