La sexualidad , ¿ Camino a la Perfeccion?

Cientificos-afirman-que-la-telepatia-entre-parejas-es-real

 

El sentimiento de vergüenza es uno de los mayores obstáculos que la mayoría de nosotros enfrentamos. En una cultura que nos ha infectado con las nociones de virtud y la vergüenza; donde las mujeres fueron una vez considerados como incapaces de experimentar un orgasmo, se pone de manifiesto lo difícil que es aceptar y reconocer esta fuerza de vida que existe dentro de nosotros abiertamente

La vergüenza es una emoción que se nos enseñan nuestras familias y comunidades. Desde una edad muy temprana se nos enseña lo que “debe y no debe sentirse mal”, y como resultado de esto, desarrollamos la capacidad de experimentar culpa. A través de la culpa comencemos a rechazar los aspectos sagrados de nosotros mismos y reprimirlos profundamente en nuestras propias sombras; nuestros deseos sexuales, manías, atracciones y fantasías.

Antes de ideologías dogmáticas, la sexualidad se respetó durante miles de años como una expresión sagrada de la fuerza vital de la naturaleza y el misterio de la creación. Es importante dejar en claro eneste artículo que la relación íntima también puede funcionar como un catalizador para el cultivo de bienestar espiritual.

 

Sexo Espiritual: 3 Tipos de Unión Divina.

Un aspecto cumbre sobre la energía sexual es que es uno de los pocos instintos dentro de nosotros que rara vez pueden ser completamente “civilizado”. Si usted está cansado por el empleo y el trabajo en casa y un amigo le ofrece ir al cine quizás deja pasar la oferta. Pero si tuviera que cumplir con una persona atractiva que le agrade realmente y que la situación les permitas disfrutar del amor, sería despertar una energía muy dentro de usted que no era consciente que existía.

Cualquier tipo de experiencia de éxtasis, como el sexo espiritual, es un punto de partida ideal para iniciar el cultivo de momentos espirituales de “no-mente” y llevarlos de forma natural en nuestra vida diaria. De hecho, existen tres tipos principales de relaciones sexuales que se pueden beneficiar de:

1- La Unión en Estado de Alerta

La mayoría de las experiencias sexuales por primera vez con los socios caen en este tipo de unión. Cuando nos hacemos vulnerables, íntimo, impresionados y trabajamos hacia ese momento de placer mutuo de dicha, nuestra conciencia aumenta por la novedad de explorar el cuerpo de la otra persona.

Esta unión no es tanto una atención consciente, sino una alerta de conciencia que la toma instintivamente. Nuestros sentimientos de vulnerabilidad y emoción hacen que nuestro mecanismo natural de adrenalina estimule el estado de alerta haciendo la experiencia mucho más primitiva que espirituales. Este tipo de relaciones sexuales es muy adictiva al igual que la novedad de la búsqueda de nuevas parejas sexuales que nos recompensa con ese estado momentáneo “como un dios” de la conciencia.

2- La Unión Consciente

En la unión consciente, aprendemos a cultivar una más equilibrada forma de sexo espiritual, uno que crea armonía entre el animal apasionado y los juegos sensuales de nuestra sexualidad. En la unión consciente escuchamos a nuestros deseos sexuales, exploramos nuestro cuerpo y el de nuestro amante, construimos una intimidad más profunda a través de ojos, nos acariciamos sensualmente, y seguimos nuestras formas más profundas de la expresión sexual.

Estos a menudo generan intensos sentimientos de unión y el amor que brevemente nos lleve más allá de nuestro sentido de sí mismo. Es a través de esta práctica de la unión consciente que podemos llegar a la siguiente fase de la unión sentimental

3- La Unión Conmovedora

Hay una hermosa expresión en las escrituras sánscrito tántricos conocidos como “Maithuna”, que se traduce literalmente como “la unión sexual.” Maithuna es una de las enseñanzas más importantes del Tantra, ya que hace uso de la “intensidad sexual” consciente como una escalera que asciende a las alturas mayores de intensidad, centrándose en la iluminación del alma, y no sólo en el placer sexual física.

El impulso sexual se deriva de la fuerza del cuerpo y nuestras emociones, y por sí mismo no es lo suficientemente potente como para elevar a nuevos niveles de conciencia. Es el sexo tántrico el que nos ayuda a experimentar una verdadera unión conmovedora para ayudarnos a encarnar nuestra Alma. Este tipo de relaciones sexuales sólo puede ser descrito como una sensación de infinita felicidad pura, el calor y la identidad de fusión especialmente durante el orgasmo.

Si desea experimentar la unión conmovedora a través del sexo espiritual, he aquí algunas recomendaciones:

 

  • Permanecer célibe durante todo el tiempo que pueda. Esto aumentará su energía sexual para que pueda aprender a canalizarla. Usted puede sentir una sensación de hormigueo en la parte baja de la espalda, esta es su energía kundalini que ayuda a la experiencia de la unidad.

 

  • Aparte tiempo para dedicarse únicamente a su pareja. Crear un espacio sensual con velas, música étnica suave, vestidos de seda, fragancias afrodisíacas, y así sucesivamente.

 

  • Sentarse delante de la otra persona y mover las manos ligeramente sobre el cuerpo de su pareja (para despertar sus nervios). Permita sentir un hormigueo a través de su cuerpo, pero no permita que sus manos pasen por encima de sus zonas erógenas (pezones, pene, etc.), solo cerca de ellos. Prolongar este estado de excitación durante el tiempo que se desee.

 

  • Sentarse en el regazo de la otra persona (llamada la posición “yab-yum”) y respire el aliento del otro. Esto permite que ambos puedan armonizarse conscientemente entre sí.

 

  • Mantener el contacto visual durante todo el acto. Presenciando el acto de hacer el amor le permite estar presente y ve algo de inmensa belleza, aparte de disfrutar de un increíble sexo espiritual.

 

Fuente: https://hermandadblanca.org.

Anuncios

La Magia y el sexo en el antiguo Egipto.

cleopatra-arrugas--644x362

La magia por definicion es el conjunto de conocimientos y prácticas con los que se pretende conseguir cosas extraordinarias con ayuda de seres o fuerzas sobrenaturales.

Ahora bien, la Magia también se utiliza para someter la voluntad de los hombres y las mujeres, convencerles de que hagan cosas que aborrecerían habitualmente y, finalmente, lograr que se enamoren de una persona o mantengan relaciones sexuales con ella.

Estos son los tres objetivos básicos que buscaban los dos papiros del Antiguo Egipto que, después de llevar más de un siglo en las estanterías de varios museos, han sido traducidos por Franco Maltomini, de la Universidad Udine en Italia. Así lo afirma la versión digital de la página especializada «Live Science».

En palabras de Maltomini, la principal característica de los hechizos es que cuentan a sus espaldas con más de 1.700 años de antigüedad y, curiosamente, fueron escritos para que cualquier persona pudiese usarlos.

A su vez, ambos están escritos en griego e incluyen una serie de «palabras mágicas» tipo para someter la voluntad de una persona. Ambos fueron elaborados a mano sobre dos papiros que datan del siglo III D.C. y, en palabras de esta página especializada, fueron hallados hace más de 100 años en Oxirrinco, Egipro por los arqueólogos Bernard Grenfell y Arthur Hunt.

El primero de los papiros tiene el objetivo, literalmente, de «hacer arder el corazón» de una mujer hasta que ame a quien pronuncie el hechizo. Está escrito en griego (algo habitual en aquella época) e invoca a varios dioses gnósticos (parte de una antigua religión que incorporaba elementos del cristianismo).
En palabras del experto, el interesado debía lanzarlo en una «casa de baños» escribiendo en sus paredes el siguiente texto: «Yo os conjuro, agua y tierra, por el demonio que habita en vosotras. Conjuro la fortuna de este baño de manera que, a medida que ardeis y quemais, quemeis a (la mujer a la que quieras hechizar) nacida de (el nombre de la madre) para que venga a mi». A continuación, se debían nombrar varios dioses y palabras mágicas.

El segundo texto, escrito también en griego, fue ideado para aquellas mujeres que deseasen «someter» a un hombre para que hiciese todo aquello que ella deseara. Para que este funcionase era necesario grabar en un pequeña placa de cobre una serie de palabras mágicas y, posteriormente, coser esta a una prenda que portase el sujeto (como una sandalia). El hechizo era el siguiente: «Somete a (nombre del hombre) nacido de (nombre de su madre)».

Además de estos dos hechizos, en la parte posterior de los papiros hay una lista de recetas que se basan en el uso de excrementos de animales para tratar una amplia lista de dolencias, entre las que se incluyen dolores de cabeza y lepra. Algunas de ellas incluyen la anotación «ayudan a promover placer». Una, por ejemplo, afirma que combinando miel y excrementos de aves en salmuera se «logrará conseguir placer».

Todo un desafío para valientes. O no

 

Las mujeres le robaban el pene a los hombres para castigarlos.

2870086413_104722c0df

Desde épocas ancestrales el peor terror de los hombres ha sido el de perder su órgano sexual. El falo, además de ser el medio a través de que el género masculino marca su huella en el mundo con su descendencia, es símbolo de hombría y virilidad. Lejos de entrar en el debate en el que se disputa si un pene define el valor de un hombre o no, éste es una parte importante que completa la salud de su cuerpo; al igual que lo haría una pierna o una oreja.

La tortura de perder su órgano es tan ruin como la cacería de “brujas” que se llevaba a cabo en la Edad Media. Con crueldad y alevosía se capturaban a todas las mujeres que un grupo de hombres consideraba brujas, para lastimarlas hasta la muerte de las formas más horripilantes posibles. Estas supuestas brujas se ganaban ese título debido a una personalidad que hoy denominaríamos como sensual o erótica. Pues todo lo relacionado con el sexo, abortos y esterilidad, era ligado a un sinfín de pecados satanizados. Los cuales eran castigados con tortura, encierro y muerte.

La cacería de brujas se dio a conocer a través de distintos escritos de esa y épocas posteriores. El manual de Heinrich Kramer escrito en el siglo XV, “Malles Maleficarum”,  describió una de las prácticas más aterradoras que estas supuestas brujas llevaban a cabo durante el medievo. Y aunque el manual para cazar a estos monstruos está calificado como uno de los libros más grotescos y misóginos de la historia, debido a los asesinatos que éste provocó, también fue el testimonio de decenas de hombres que aseguraban haber sido víctimas de las fauces de estas maléficas mujeres.

Ellos contaron que el insaciable deseo sexual de las brujas de la Edad Media enfermó sus penes hasta mutilarlos. Otros declararon haber sido hechizados, pues se cuenta que estas aberrantes criaturas desaparecían los penes de sus víctimas para después guardarlos en nidos donde los alimentaban con avena mientras los miembros seguían moviéndose como culebras hambrientas.

La realidad, según otros escritores, es que la magia con la que estos monstruos femeninos actuaban tenía un solo objetivo: confundir a los hombres hasta hacerlos pensar que sus penes habían desaparecido. Lo lograban a partir de un juego de luces con los que las sobras ocultaban los órganos sexuales del cuerpo masculino.

Otro de los relatos de Kramer fue el que protagonizó un hombre que buscaba ansiosamente la ayuda de las brujas para encontrar su miembro perdido. Ellas lo engañaron diciéndole que podía elegir el pene que quisiera del nido de falos que alimentaban con avena y otros cereales. El incrédulo tomó el más grande y como castigo las brujas lo asesinaron.

Alrededor de la leyenda sobre las mujeres que tenían la siniestra capacidad de desaparecer el pene, también surgió otro mito acerca del árbol de falos. El historiador Johan Mattelaer afirmó que entre finales del siglo XIII y principios del XVI, el árbol de los penes era un fenómeno común en Europa. Sin embargo, los únicos vestigios sobre ellos quedaron en obras que retratan este mito.

Un manuscrito francés del siglo XIV contiene dos imágenes de monjas recolectando penes de los árboles y guardándolos bajo sus ropas; también existe un grabado en madera de principios del siglo XV que actualmente se conserva en un museo de Alemania, el cual representa a una mujer recogiendo penes mientras su amante examina un árbol de vulvas. Y existe un blasón decorativo encontrado en Holanda que muestra a una pareja haciendo el amor bajo un árbol de falos.

La conclusión de Kramer, expresada en el “Malleus Maleficarum”, es: “Toda brujería procede de la lujuria carnal, que en las mujeres es insaciable”. Ésta última es material suficiente para preguntarnos: si eso fuera verdad ¿quién necesitaría a los hombres? ¿Se trata de un manifiesto para la salvación de la población del medievo o de un escrito criminal y falso? ¿Las brujas eran mujeres con poderes malignos o ese fue el nombre que Kramer decidió ponerle fin a su misoginia esparcida?

El sexo y las Hadas

1-hadaschicas-y-elfoswallpapersfondos-12

 

Estas preguntas ya se las hacían antes los eruditos. Como un ser intangible e invisible podía unirse sexualmente con un humano. Partían de la base teológica de que los ángeles eran sustancias intelectivas espirituales, que tenían la facultad de adoptar formas corpóreas. Como entre los ángeles caídos estaban los hombres (íncubi) y las mujeres (súcubi) podían unirse con los humanos.

San Agustín en la “Ciudad de Dios” afirmaba que los ángeles caídos se unían con los humanos, mientras que los fieles a Dios no, por poseer vibraciones elevadas. Incluso alude relaciones de silvanos, dusios y faunos con mujeres, caracterizándolos como “demonios” y no como elementales. La misma opinión tendrá San Isidoro de Sevilla. Con respecto a Santo Tomás en su obra “Summa Teológica” expone que los niños nacidos de tales comercios carnales (así se decía en la antigüedad) se debe a que utilizaron un vehículo (un hombre común) para preñar a una mujer con ese fin. Ej. En la película “El Rito” aparece el caso de la jovencita embarazada que es poseída por un demonio. De ahí el origen diabólico y sobrenatural de algunas figuras históricas, que acabaron transformándose en leyendas. El Papa Benedicto XIV Opinaba que había autoridades que admitían la cópula y otros autores como Guillermo de Auvergue, obispo de París del siglo XIII juzgaba que no.

Pautas que siguen:

1. Un hombre o mujer encuentra un ser sobrenatural, se enamora y solicita desposarla.
2. El ser sobrenatural accede a cambio de una serie de condiciones que el hombre debe cumplir. Si rompe su promesa, ella se marcha.
3. Prohibido decir su nombre, mirarla desnuda (ej. El hada Melusina), realizar actos cristianos en su presencia.
4. El incumplimiento de dicha promesa traerá desgracia material y espiritual, con la posterior desaparición del ser sobrenatural y la ruptura matrimonial. En todo caso estos ítems se han deformado con el transcurso del tiempo y poseen variantes propias de cada lugar de donde proceden estas leyendas. El deseo de unión parte del ser sobrenatural de convertirse en humano ya que con ello se rompe el hechizo y pasa a disfrutar de un alma humana (deseo ferviente de las sirenas y las hadas). Que es uno de los secretos que ha quedado al descubierto hoy en día.

Brujas y Sexo

1501438623085-5-weregoat2

“La energía que produce el éxtasis sexual, es la misma que nos lleva al éxtasis místico.”

Tal vez fue la razón por la cual las brujas fueron acusadas de prostitutas o cortesanas, el hecho de bailar desnudas en los bosques en medio de la noche bajo la luna llena, o el hecho de utilizar las vibraciones que emanan del cuerpo humano en el momento del orgasmo para lograr sus deseos, y es que la magia es eso, es el arte de utilizar nuestras energías, pensamientos, vibraciones, sueños, voluntad y creatividad en aras de un deseo.

La magia sexual es tan antigua como el hombre mismo y se define como el arte de utilizar el acto sexual para la concreción de un deseo y para la expansión de la vida anterior, y todo se debe a que el acto sexual es el más importante en la vida del ser humano, tanto en nivel psíquico y biológico.

Actualmente la mayoría de las corrientes integran en un solo concepto la Magia Sexual y el Sexo Tántrico, pero en el caso de las brujas existe la intención premeditada de utilizar al ser humano para lograr sus metas, mientras que en el sexo tántrico se requiere amor y satisfacción mutua en busca de la realización y crecimiento personal.

La Magia Sexual se basa en concentrar la mayor cantidad de energía para proyectarla en un deseo, y en este particular las brujas llevan las de ganar, debido a que cualquier hombre expulsa energía y la bruja la puede recibir fácilmente. Es así como el arma de poder de una bruja se basaba principalmente en el sexo, o mejor dicho en el poder de su sexo.

En el caso de una bruja no se trata de convertirse en una cortesana que domine el arte de procurar la mayor cantidad de placer en un hombre común generando explosiones tras explosiones, sino consiste más bien en lograr estimular al hombre de forma que pueda acumular la mayor cantidad de energía en una sola vibración, la cual la bruja absorbe para el momento de su propia explosión, y así dirigir esas energías hacia su propio beneficio.

Para los magos resulta más complicado, primero porque la magia sexual sólo la pueden llevar a cabo con una bruja y segundo lograr la absorción se la energía femenina que mana de la bruja, y esto implica la explosión de una bruja. Sin embargo, los seres mágicos tales como magos, vampiros, elfos, etc., poseen una sexualidad exquisita e irresistible, que suele ser mortal para las mujeres y un reto para una bruja.

Aun cuando la práctica de la Magia Sexual suene egoísta en un primer momento, requiere de ciertos conocimientos por parte de la bruja o del mago que piensa practicarla, en primer lugar debe manejar muy bien la comunicación extrasensorial, para poder percibir el ritmo de las vibraciones y no dejar escapar el momento.

Segundo se relaciona con la alta sensibilidad mental que se tiene antes, durante y posteriormente al coito, pues el ser humano durante el acto sexual es especialmente vulnerable a cualquier estímulo sea positivo o negativo que le haría perder fácilmente el objetivo del acto.

En tercer lugar consiste en la capacidad de proyectar en perfecto orden y detalle el deseo en su mente hasta el punto de llevarlos a planos inconscientes o mundos astrales.

Todo esto dejando de lado los sentimientos de ego o de percepción de si mismo para lograr una conjugación de dos energías.

Sé que inicialmente suena difícil, y es que realmente lo es, por esa razón la Magia Sexual es considerada como Alta Magia, no sólo por su alcance sino porque requiere gran control del pensamiento, cuerpo y cosmos de la bruja o el mago para lograrlo.

En la edad media cuando una bruja debía llevar a cabo un magno hechizo, pedía la ayuda a otras brujas y llevaban a cabo orgías en las cuales todas conjugaban en el mismo deseo.

Le sexualidad tiene implicaciones más profundas que la simple procreación.

La sexología mística.

William-Adolphe_Bouguereau_%25281825-1905%2529_-_Nymphs_and_Satyr_%25281873%2529

 

Si estudiamos la sexología desde una perspectiva mística, podremos acceder progresivamente a una comprensión más profunda sobre el fenómeno del sexo y descubrir extraordinarias posibilidades.
El sexo es un cofre lleno de secretos que sólo pocos han develado y entendido a profundidad.
La mayoría de personas suponen que saben todo sobre sexo porque han tenido relaciones sexuales, porque hablan con orgullo de sus “aventuras”, porque se reproducen, porque contraen vínculos, porque imitan las tradiciones sociales, etc. Sin embargo, la cruda realidad es que desconocemos lo mucho que ignoramos sobre este tema. El sexo tiene una extraordinaria influencia secreta en nuestra psicología y en todas las áreas de nuestra vida. En el sexo se manifiestan fuerzas  que desconocemos y no sabemos aprovechar. El sexo es un portal de dos caminos. Uno nos conduce a humanizarnos y otro a animalizarnos.
Si queremos participar de un conocimiento superior sobre el sexo, debemos estudiarlo desde una perspectiva más completa sin dejar de lado los fenómenos psicológicos que también hacen parte del él. La humanidad se encuentra distante de conocimientos superiores porque siempre ha sido superficial y materialista en sus estudios. Recordemos que aquello que la ciencia aun ignora sobre el sexo y sobre muchas otras cosas, el conocimiento oculto lo sabe hace siglos. Estudiando la sexología desde la perspectiva mística se nos va revelando el papel que cumple en el conocimiento interior y los intensos trabajos que debemos realizar sobre sí mismos para refinarnos en esta área de nuestra vida.

Quién aspira conocer el verdadero amor que está más allá de los sentimientos y las emociones fugaces debe estudiar sus propios deseos para poder comprender toda su naturaleza. Comprender el deseo es liberar las fuerzas y sabidurías que se encuentran contenidos en él.
Muchas parejas se unen por la influencia del deseo y hasta pueden permanecer mucho tiempo vinculadas, pero esto no garantiza que hayan logrado el descubrimiento y la experiencia del amor. Sin auto conocimiento ni comprensión podemos permanecer toda la vida atrapados en figuras mentales románticas e inverosímiles que son manifestaciones del deseo, pero nada tienen que ver con el amor.
En el regeneramiento es la opción que tenemos de conocernos a sí mismos y tomar las riendas de nuestra sexualidad. Es el camino de retorno en el que debemos recoger la sabiduría y liberar la conciencia de todos los parámetros que hemos desarrollado en nuestro proceso de degeneramiento.
Regenerarse implica aprender a nadar en contra de la corriente que nos llevó dormidos e inconscientes durante toda la vida.
Entre más degenerado se encuentre un individuo más enérgico y profundo deberá ser su trabajo para regenerarse, pero también más profundas serán la sabiduría y el amor rescatados.
El degeneramiento es necesario para la esencia porque le brinda el material de estudio de donde podrá extraer las comprensiones, sabidurías, capacidades y la conciencia del amor.
Con el regeneramiento adquirimos entendimiento de la vida y trascendemos el estado de inocencia por el cual fuimos susceptibles a degenerarnos.
Las puertas del regeneramiento permanecen siempre abiertas; mas el trayecto para ascender desde el punto en que nos encontramos no se recorre con buenas intenciones; sino con obras de rectificación que son el verdadero síntoma del arrepentimiento y anhelo de cambio.
El proceso del degeneramiento exige que nos auto observemos para que podamos descubrir todos los yoes que hemos desarrollado y asociado a nuestra potencia sexual.
La sexología mística parte de un conjunto de conocimientos que nos permiten  usar sabiamente el sexo y aprovechar las propiedades de la energía creadora. Estos conocimientos siempre han estado presentes en las diferentes culturas de todos los tiempos como los tibetanos, taoistas chinos, aztecas, hindúes, rosa cruces, alquimistas, masones, gnósticos, egipcios, entre otros.