EL MISTERIO DE LAS 7 PLAGAS APOCALÍPTICAS.

aa2f494a6a8939c05bc984adae896358

 

Este es el misterio: “Y vi en el cielo otra señal, grande y maravillosa: Siete ángeles con siete plagas. Estas son las últimas, porque por medio de ellas la cólera de Dios queda terminada”. Apocalipsis 15: 1.

En esta cita se dice que estas son las últimas plagas, (Las últimas guerras, como luego veremos) porque en palabras de la Biblia, la cólera y el misterio  de  Dios quedará   terminado con ellas.

Estas plagas serían vertidas según su número: 1- sobre la tierra, 2- sobre el mar, 3- sobre las  aguas de los ríos, 4- sobre  el sol, 5- sobre  el trono de la bestia salvaje, 6- sobre el gran río Eufrates, y  7- sobre el  aire.

Este es el significado de estas plagas, y su relación con las otras figuras: Los sellos,  las trompetas, y  los truenos. Es decir, debemos ver que las cuatro alegorías están simbolizando los mismos acontecimientos en el mismo tiempo y espacio:

PRIMERA PLAGA– “y oí una voz fuerte procedente del santuario decir a los siete ángeles: Vallan  y derramen en la tierra los siete tazones de la cólera de Dios. Y el primero se fue y derramó su tazón en la tierra. Y una úlcera perjudicial y maligna llegó a estar sobre los hombres que tenían la marca de la bestia salvaje y que adoraban a su imagen”. Apocalipsis 16: 1, y 2.

-Esta plaga que fue derramada sobre el elemento tierra,  fue la que produjo la primera guerra mundial en los años 1914—1918. La úlcera perjudicial y maligna cayó sobre los hombres que tenían la marca de la bestia salvaje  que adoraban su imagen. La bestia salvaje  son las potencias militares mundiales. Su imagen son sus Ejércitos y los hombres que adoran su poderío militar y la guerra, llevan  su marca en sus manos, y el número 666 en sus frentes. Sus soldados  son los que reciben las úlceras; es decir, la metralla del  fuego enemigo que marcan sus cuerpos  con la  muerte. Todo el que ame la guerra y se deleite en ella, es porque adora esa imagen, y por lo tanto, lleva su número 666, en su mano derecha y en su frente. La marca del número 666, es la marca y la imagen del hombre meramente terrenal, natural carnal, y  se encuentran muy lejos de la naturaleza espiritual superior del hombre del 777.

EL PRIMER SELLO– recordemos lo que pasa en el rompimiento del primer sello: “Y vi cuando el Cordero abrió uno de los siete sellos, y oí a una de las criaturas vivientes decir con voz como de trueno, ve, y vi, y miren, un caballo blanco; y el que iba sentado sobre él tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo y para completar su victoria” Apocalipsis 6: 1 y 2.

-Este es el primer caballo del Apocalipsis que sale a hacer la guerra en la tierra, en el  rompimiento del primer sello; y por ser el primer sello, se encuentra directamente relacionado con  la primera plaga, que fue la que produjo la segunda guerra mundial, la que fue derramada sobre la tierra. Tiene también relación con todas las demás plagas, porque no termina su victoria hasta que la séptima y última de estas plagas haya terminado.

 LA PRIMER TROMPETA:- “Y el primero tocó su trompeta. Y ocurrió granizo y fuego mezclado con sangre, y esto fue arrojado a la tierra; y la tercera parte de la tierra se quemó, y la tercera parte de los árboles se quemó, y toda la vegetación verde se quemó” Apocalipsis 8: 7.

-El daño causado por la primera trompeta fue sobre la tierra, al igual que la primera plaga, así como el cabalgar del primer caballo, de color blanco. Los tres eventos nos están señalando el mismo evento; nos están señalando a la primera guerra mundial, como consecuencia de la primera plaga.

Esta plaga nos está diciendo también que la tercera parte de la tierra y de los árboles se quemó, y toda la vegetación verde se quemó. Esta alegoría no solo se está refiriendo a la geografía de la tierra, en términos de alcance de la primera plaga, sino también en términos humanos, como criaturas de polvo. La vegetación verde que se quema, se refiere también al menoscabo que sufre el espíritu del hombre después de esa gran guerra, porque a partir de entonces ya nada sería igual.

LA SEGUNDA PLAGA.- “Y el segundo derramó su tazón en el mar. Y este se convirtió en sangre como de muerto, y toda alma viviente murió, sí, las cosas que había en el mar”. Apocalipsis 16: 3

-Esta plaga que fue vertida sobre el  mar, produjo la segunda guerra mundial en 1940 a 1945. Esta plaga fue mucho más grande y devastadora que la primera plaga, la cual  fue derramada sobre la tierra. El mar es tres veces  más grande que la tierra. En proporción de su masa fue la proporción de sus efectos entre la primera y segunda guerra mundial. Esto quiere decir, que la segunda guerra mundial fue dos tercios más destructiva, en comparación con la primera que quemó, dice: “solo la tercera parte de la tierra y de los árboles” Además, la segunda guerra mundial, en su mayor parte se llevó acabo en las aguas de los mares e  Islas. Por eso está señalando que el mar se llenó de sangre. Esta es la sangre de los soldados que allí se derramó. Y  el mar de la humanidad  también  se tiñó de sangre por tantas muertes civiles e inocentes  que cobró en todo el  mundo.

 EL SEGUNDO SELLO–  “Y cuando abrió el segundo sello, oí a la segunda criatura viviente decir: ve, y salió otro, un caballo de color de fuego; y al que iba sentado sobre él se le concedió quitar de la tierra la paz para que se degollaran unos a otros; y le fue dada una gran espada” Apocalipsis 6: 3 y 4.

-Este es el segundo caballo del Apocalipsis provocando otro acto de guerra sobre la tierra: La segunda guerra mundial. Este caballo rojo, en el color lleva el símbolo de la guerra, con la espada que lleva hace desaparecer la paz, para que se desoyen, dice, los unos a los otros.

LA SEGUNDA TROMPETA– “Y el segundo ángel tocó su trompeta. Y algo semejante a una montaña grande que ardía en fuego fue arrojado al mar. Y la tercera parte del mar se convirtió en sangre, y murió la tercera parte de las criaturas que están en el mar, las cuales tienen almas, y la tercera parte de los barcos fue destrozada”  Apocalipsis 8: 8 y 9.

-Al igual que en la segunda plaga, la montaña de fuego fue arrojada al mar, y este, igualmente  se convirtió en sangre. Como esa guerra fue en los mares, dice: La tercera parte de los barcos  fueron  destrozados. No hay duda que se trata de la segunda guerra mundial. Por eso está señalando la segunda trompeta que el mar se tiñó en sangre, que la tercera parte de las criaturas que están en el mar, es decir, los ejércitos que se enfrentaron en los mares murieron, y que también la tercera parte de los barcos de guerra y civiles fueron destrozados en el fuego de la guerra. Como podemos ver, el lenguaje de las plagas y las trompetas es muy parecido, no así el de los sellos. No obstante, como veremos más adelante, tenemos bastantes elementos para relacionarlos con los mismos eventos de las trompetas y las plagas.

LA TERCERA PLAGA.- “Y el tercero derramó su tazón en los ríos y sobre la fuente de las aguas. Y se convirtieron en sangre. Y oí al ángel sobre las aguas decir: Tú, Aquel que eras y que eres, el leal, eres justo porque has dictado estas decisiones, porque ellos derramaron la sangre de santos y de profetas, y tú les has dado a beber sangre. Lo merecen…”  Apocalipsis 16: 4, 5 y 6.

-Esta plaga  fue derramada sobre los ríos y las fuentes de sus aguas, las propias fuentes de los ríos. En el lenguaje Bíblico los ríos significan Ejércitos. Por lo que las fuentes vienen a ser Estados, Naciones o pueblos de donde proceden esos ríos o ejércitos. Esta es la interpretación: Los ríos son cinco. Cada  río procede de su propia fuente. Las fuentes son cinco pueblos, y los ríos son cinco Ejércitos. Los cinco pueblos son: IRAK, EGIPTO, SIRIA, LÍBANO, Y JORDANIA, estos pueblos son las fuentes, y sus Ejércitos son sus ríos, sobre los cuales fue derramada la tercera plaga. Esta plaga comenzó a ser vertida sobre éstos ríos y sus fuentes a partir de que el Estado de Israel es instalado en Palestina en 1948,  desde entonces, estos cinco Ejércitos (ríos) han sido literalmente destruidos, secados  y mermados por el recién formado Ejército de Israel en las diferentes guerras que estos pueblos han tenido con los Israelíes  desde  1948, hasta el año 1973, con la guerra del YOM KIPPUR. Podemos decir entonces, que la tercera plaga quedó concluida en 1973.

TERCER SELLO–  “Y cuando abrió el tercer sello, oí a la tercera criatura viviente decir: ve, y vi un caballo negro; y el que iba sentado sobre él tenía en su mano una balanza. Y oí una voz como si viniera de las cuatro criaturas vivientes decir: Un litro de trigo por un denario, tres litros de cebada por un denario; no dañes al aceite de oliva ni al vino” Apocalipsis 6: 5 y 6.

-Este tercer sello  está señalando las guerras entre las cinco Naciones Árabes y los Israelíes. Se habla de un acto de retribución o pago justo por lo que ellos le hicieron al pueblo de Israel durante los pasados dos mil años. Tiempo en el que ellos hollaron la ciudad de Jerusalén, pero que no guardaron ningún respeto para el pueblo de Dios. Eso es lo que simboliza la imagen de la balanza, el trigo y la cebada, y el denario como pago o retribución por la falta de respeto y de humanidad que estos pueblos no guardaron para su pueblo. De los olivos sale el aceite, y del aceite la luz. Esta es la luz de los hombres de buena voluntad, que rechazan la guerra y el odio. Estos son los árboles, el aceite y el vino  que se pide no  sean dañados.

 TERCER TROMPETA–  “Y el tercer ángel tocó su trompeta. Y una gran estrella que ardía como una lámpara cayó del cielo, y cayó sobre la tercera parte de los ríos y sobre las fuentes de las aguas. Y el nombre dado a la estrella es ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se tornó en ajenjo, y muchos hombres murieron a causa de las aguas, porque se habían hecho amargas” Apocalipsis 8: 10 y 11.

-Notemos cómo la tercera trompeta causa sus efectos al igual que la tercer plaga, sobre los ríos y las fuetes de los ríos. Lo que quiere decir, y nos está diciendo, es que se trata de los mismos acontecimientos. De las guerras de los cinco países  Árabes en contra del recién nacido Estado de Israel a partir de 1948, los cuales secaron a esos  ríos ejércitos y a sus fuentes: Los pueblo de donde proceden esos ejércitos.  Después de la guerra de YOM KIPUR, en 1973, ya no se produjeron ataques de estos pueblos en contra del pueblo de Israel. Inclusive, algunos de ellos como Egipto, Jordania, y el Líbano, han firmado tratados de paz y de no agresión con Israel. Siria ha dejado de ser una amenaza contra el pueblo Judío por el momento, pero es probable que esté involucrado en el cierre final.

Al ser vertida la tercera plaga sobre estos ríos y sus fuentes, estos y estas se han secado literalmente hablando, concluyendo así la tercera de  las  plagas, y dando pie para el vertimiento de la cuarta  plaga.

LA CUARTA PLAGA.- “Y el cuarto derramó su tazón sobre el sol; y al sol se le concedió chamuscar con fuego a los hombres. Y los hombres fueron chamuscados con gran calor, pero blasfemaron contra el nombre de Dios, que tiene la autoridad sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria”. Apocalipsis  16: 8 y 9.

-Esta cuarta plaga fue derramada sobre el sol. Sus efectos nos llevan hasta la guerra contra el pueblo de IRAK, en la llamada “TORMENTA DEL DESIERTO”, en la guerra del GOLFO PÉRSICO. Los proyectiles teledirigidos y  el fuego aéreo Norteamericano y sus aliados, fueron como los rayos del sol que caían sobre las ciudades de esa nación Árabe, quemando con sus rayos de fuego a los hombres de ésas tierras. Pero no se arrepintieron, dice, no pidieron perdón. Antes, bien, blasfemaron contra el nombre de Dios, es decir, del Dios de los que hicieron bajar los rayos del sol sobre sus cabezas, el Dios de sus enemigos. No arrepentirse significa que buscaron la venganza.

CUARTO  SELLO–  “Y cuando abrió el cuarto sello, oí la voz de la cuarta criatura viviente decir: ve, y vi, y miren, un caballo pálido; y el que iba sentado sobre él tenía el nombre muerte. Y el Hades venía siguiéndolo de cerca, y se le dio autoridad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con una espada larga y con escasez de alimentos y con plaga mortífera y por las bestias salvajes de la tierra” Apocalipsis 6: 7y8.

-Esta escasez de alimentos que se produce después de la cuarta plaga está haciendo alusión a la escasez que ha padecido Irak después de la guerra del Golfo por las sanciones de las Naciones Unidas.

LA CUARTA TROMPETA–  “Y el cuarto ángel tocó su trompeta. Y la tercera parte del sol fue herida, y la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciera la tercera parte de ellos y el día no tuviera iluminación durante su tercera parte, e igualmente la noche” Apocalipsis 8: 12.

-La acción producida por el toque de la cuarta trompeta, al igual que la cuarta plaga va dirigida al sol, al fuego de la guerra. Dice: no para ser destruidos, sino para ser mermados en una cuarta parte en su poderío militar, político y económico de Irak, en la guerra “Tormenta del Desierto”, en donde la tercera parte de los hombres poderosos cayeron como estrellas del cielo, y el símbolo de la luna, como símbolo emblemático  del Islam se tiñó de rojo, de sangre.

Y continúa diciéndonos el texto sobre la cuarta plaga: “Y vi, y oí un águila que volaba en medio del cielo decir con voz fuerte: ¡Ay, ay, ay de los que moran en la tierra por causa de los demás toques de trompeta de los tres ángeles que están apunto de tocar sus trompetas!”.

Ya han pasado las primeras cuatro plagas. Los tres ayes, que se escuchan del águila, son por las tres plagas que siguen al toque de las trompetas. El grito del águila es el lamento de la madre universal por la muerte de sus hijos.

LA QUINTA PLAGA.- “Y el quinto derramó su tazón sobre el trono de la bestia salvaje. Y su reino se oscureció, y empezaron a roerse las lenguas de dolor, pero blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras”. Apocalipsis 16: 10 y 11.

-Esta es la quinta plaga que fue derramada sobre el  Trono de la Bestia Salvaje.  La Bestia salvaje son todos los gobiernos del mundo. El trono se encuentra en su cabeza. La cabeza, actualmente son: GRAN BRETAÑA Y ESTADOS UNIDOS. Estas dos potencias son la séptima y última cabeza de la Bestia Salvaje.  Esta plaga sería vertida sobre el trono de la Bestia: GRAN BRETAÑA Y/O LOS ESTADOS UNIDOS. Esta plaga se hizo evidente con los atentados terroristas sobre el PENTÁGONO Y LAS TORRES GEMELAS DE NUEVA YORK, así como las bombas que detonaron en el metro de Londres, y en los cuatro trenes de España, con resultados  apocalípticos, pero tampoco se arrepintieron,  antes bien, buscaron la venganza, y blasfemaron contra sus enemigos y su Dios que los inspira.

EL QUINTO SELLO–  “Y cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido degollados a causa de la palabra de Dios y a causa de la obra de testimonio que solían tener. Y clamaban con voz fuerte, y decían: ¿Hasta cuándo, Señor Soberano Santo y Verdadero, te abstienes de juzgar y de vengar nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y a cada uno de ellos se les dio una larga ropa blanca; y se les dijo que descansaran por un poco de tiempo mas, hasta que se completara también el número de sus coesclavos y de sus hermanos que estaban a punto de ser muertos como ellos también lo habían sido” Apocalipsis 8: 9, 10 y 11.

-En esta plaga, vemos clamando por justicia a los que han sido víctimas y mártires de Dios. Se encuentran aún debajo del trono, porque nadie puede entrar, hasta que la última de las siete plagas haya sido derramada sobre la tierra. Todas estas cosas estuvieron pasando en los mundos internos durante el derramamiento de la quinta plaga. Solo falta un poco de tiempo, les dicen.

-Estos acontecimientos están señalando los mismos acontecimientos que se señalan en la quinta plaga, y son los acontecimientos del once de Septiembre de 2001 en Estados Unidos. Una estrella, un hombre (Bin Laden) que hace humear los poderes supremos de esa nación, en su estructura  política, económica y militar. Vemos también el hoyo que se abrió en el corazón de la ciudad cuando se derrumbaron las dos torres gemelas, y el humo que descendió de ese abismo; y todo ese caos, fue causado por un hombre, Bin Laden.  Bin Laden es la estrella que es arrojada  del cielo a la  tierra con las llaves del hoyo del abismo, para abrir ese hoyo de muerte y destrucción. Bin Laden es uno de los  ángeles  caído que se oponen al plan de Dios sobre esta tierra; y ha encarnado como hombre para convertirse en un vaso de ira para su propia destrucción.

 Hasta este punto, el misterio de las primeras cinco plagas está  resuelto, pero faltan dos plagas más por ser derramadas sobre el planeta.

Es difícil determinar cuando y dónde será vertida la sexta de las plagas, porque sus misterios solo son revelados cuando ya han sido derramadas o están a punto de serlo. Solo nos resta esperar un poco mas de tiempo. Esperaremos a que sea derramada la sexta de las plagas… Septiembre de 2001.

El momento ha llegado: la sexta plaga está a punto de ser derramada sobre el pueblo de Irak, y esto es lo que dice el espíritu de la Escrituras sobre la sexta  plaga:

LA SEXTA PLAGA.- “Y el sexto derramó su tazón sobre el gran río Eufrates, y su agua se secó, para que se preparara el camino para los reyes procedentes del nacimiento del sol”. Apocalipsis 16: 12.

-Esta plaga será vertida sobre la tierra de Irak. Guerra que surgió por consecuencia del vertimiento  de la quinta plaga, es decir, debido al terrorismo, la que calló en el trono de la bestia. Desde entonces se ha dado la guerra contra el terrorismo; que inició en Afganistán, y terminó con la guerra contra  Irak, y el régimen de Sadaam  Husein.

Tanto Irak como Afganistán fueron  países  que siempre se enfrentaron al mundo, pero el mundo  no los pudo doblegar. Grandes potencias como Inglaterra y la Unión Soviética fracasaron en su intento por cambiar esas formas de vida. Era como un gran río que nadie podía cruzar. Pero había llegado el tiempo para que ese río se secara, y los reyes del sol naciente y de lejanas tierras del norte lo cruzaran. El Gran Río Eufrates, dice, será vaciado, secado o disminuido literalmente. Este río significa ejércitos. Puede estar haciendo alusión al ejército de los Talibanes, pero también al ejército de Irak, de los Estados Unidos y al ejército de la ONU, los cuales, por alguna razón fortuita e inesperada, saldrán de la zona para dejar libre el camino a los invasores del norte, y al vertimiento de la séptima plaga después  que ese río (ejército) se haya  secado.

EL SEXTO SELLO–  “Y vi cuando abrió el sexto sello, y ocurrió un gran terremoto; y el sol se puso negro como saco de pelo, y la luna entera se puso como sangre, y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como cuando una higuera sacudida por un viento fuerte hecha sus higos aún no maduros”  Apocalipsis 6: 12 y 13.

-Este gran terremoto sucedió en el aspecto político del mundo, y en sentido literal en Afganistán e Irak; producidos por los bombardeos  y muertes que produjeron esas guerras. Y la luna se tiñó de sangre, Es  decir, el símbolo emblemático de Irak,  incluyendo la luna roja, similar a la cruz roja del mundo occidental, que se puso roja con la sangre de los que murieron en esa sexta guerra.  Las estrellas que caen como higos sacudidos por un viento, son los líderes terroristas de Afganistán, y los políticos del pueblo de  Irak.

Y continúa la visión del sexto sello, diciendo: “Después de esto vi a cuatro ángeles de pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, reteniendo los cuatro vientos de la tierra, para que no soplara viento alguno sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol. Aquí está apareciendo los cuatro ángeles que están en los cuatro ángulos de la tierra, reteniendo los cuatro vientos. Estos cuatro  vientos que soplan de los cuatro puntos de  la tierra,  son las Naciones Unidas que no se les permite desatar los vientos de la guerra por un tiempo. Ese tiempo corresponde al ultimátum que se le concedió a Sadaam Huséin  para que saliera de Irak y abandonara el poder. Estos cuatro ángeles también estaban reteniendo de alguna manera las acciones del terrorismo internacional, para un día y un tiempo determinado en que se les concedería desatar los vientos de la guerra.   Y vi a otro ángel que ascendía del nacimiento del sol, y teniendo un sello del Dios Vivo; y clamó con voz fuerte a los cuatro ángeles a quienes estaba concedido hacer daño a la tierra y al mar, y dijo: No hagan daño a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en la frente a los esclavos de nuestro Dios. Y oí el número de los que fueron sellados, ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel” Apocalipsis 7: 1, 2, 3 y 4.

La tierra, el mar y los árboles, representan al espíritu puro y sagrado que todavía queda en los hombres, que también se incluyen en el sexto  sello, lo que viene a relacionarlo con  la sexta plaga y con  la sexta trompeta, como lo veremos enseguida.

 LA SEXTA TROMPETA: “Y  el sexto ángel tocó su trompeta. Y oí una voz procedente de los cuernos del altar de oro que está delante de Dios, decir al ángel que tenía la trompeta: Desata a los cuatro ángeles que están atados  junto al gran río Eufrates. Y fueron desatados los cuatro ángeles que han estado preparados para la hora y día y mes y año, para matar a la tercera parte de los hombres.

Estos cuatro ángeles que son desatados junto al río Éufrates, son desatados precisamente para quitar la paz en Afganistán e Irak, en el momento de derramar la sexta plaga, como ya vimos en el sexto sello y la sexta plaga.

 Y el número de los ejércitos de la caballería eran dos miríadas de miríadas: (Doscientos millones 200. 000. 000.) Yo oí el número de ellos”. Apocalipsis  9: 13, 14, 15, y 16.

 En realidad, nadie sabe el número del ejército que interviene en estas guerras. Son tantos los milicianos terroristas, que podrían ser millones, ya que, por el solo hecho de ser Musulmanes, ya están en contra del judeocristianismo, aunque muchos no lo demuestren.   

-Los cuatro ángeles que son desatados junto al gran río Eufrates, podrían ser también, como ya se vio en el sexto sello, el  ejercito de los Estados Unidos,  Gran Bretaña y todos los aliados que intervinieron en esta guerra, incluyendo a los milicianos terroristas, los cuales operan en todo el mundo.

Para que el río Éufrates deba quedar seco, como se sugiere que pasará, significa quedarse la región sin ejércitos. De manera simbólica, podemos decir que el río Éufrates se ha quedado sin corriente, sin agua y sin fuerza. De esa manera  se allana el camino a los ejércitos que vendrán desde el norte de Asia para producir la séptima plaga.

 Con los efectos de la sexta plaga se prepara el camino para el vertimiento de la  última de las siete plagas apocalípticas; la cual, comenzará en estas mismas tierras, y en la cual se involucrarán todas las naciones del mundo, en uno u otro bando. Al quedar desmilitarizada la región, como seguramente ocurrirá más temprano que tarde, entonces será aprovechada la situación por los reyes de Asia.

 El profeta Argentino Benjamín Sollaris Parravichine, en la década de los 20, y los 30 profetizó que se tuviera cuidado con el país amarillo. La Biblia dice que ese río lo cruzarán los reyes procedentes del nacimiento del sol. Es decir, del sol naciente, del norte, de Asia. El Sr. JJ. Hurtak, igualmente señala a China como el peligro que se aproxima.  Otros de los posibles adversarios del Judeocristianismo  podrían ser Corea del Norte, Siria, Irán, y todo el mundo Islámico con ellos; inclusive, podrían tener aliados en Europa, África y América. En una alianza nefasta de muerte y destrucción en contra de la cultura occidental Judeocristiana.

 Una explicación más detallada de los acontecimientos en la sexta plaga se da en los siguientes versículos: “Y de esta manera vi los caballos en la visión, y a los que iban sentados sobre ellos: tenían corazas rojas como el fuego y azules como el jacinto y amarillas como el azufre” Estos tres colores podrían ser los colores emblemáticos de las  banderas y los escudos de los ejércitos que intervienen en el conflicto armado. “Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones, y de la boca de ellos salía fuego y humo y azufre” Estos podrían ser los tanques.  “Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres, del fuego y del humo y del azufre que salían de la boca de ellos. Porque la autoridad de los caballos está en sus bocas y en sus colas” Al mencionar que la autoridad de los caballos se encuentra en sus bocas, podría estar señalando el poder de las vías de comunicación; poder muy anunciado por los países de la coalición, sobre todo en la guerra contra Afganistán e Irak, es decir, en la sexta de las plagas.  Pues sus colas son semejantes a serpientes. Estas colas de serpientes y de escorpiones, podrían ser los cañones de los tanques, los cuales tienen el poder de disparar por delante y por la retaguardia) y tienen cabezas, y con estas causan daño.

Pero los demás de los hombres que no fueron muertos por estas plagas no se arrepintieron de las obras de sus manos, de manera que no adoraran a los demonios ni a los ídolos de oro y de plata y de cobre y de piedra y de madera, los cuales no pueden ver ni oír ni andar… Estos ídolos son los sentimientos materialistas y mercantilistas que mueve a estos que participan en esas guerras. Y no se arrepintieron de sus asesinatos ni de sus prácticas espiritistas ni de su fornicación ni de sus robos” Continúan con la venganza. Apocalipsis 9: 17, 18, 19, 20 y 21.

El caldero está encendido, y el alquimista preparado para purificar el oro de la tierra: Al  hombre.

LA SÉPTIMA PLAGA.- “Y el séptimo derramó su tazón sobre el aire. Con esto, una voz fuerte salió del santuario, desde el trono, y dijo: ¡Ha acontecido! Y ocurrieron relámpagos y voces y truenos, y ocurrió un gran terremoto como el cual no había ocurrido uno desde que los hombres vinieron a estar en la tierra, tan extenso el terremoto, tan grande”. Apocalipsis 16: 17 y 18.

 -Esta séptima y última plaga será derramada sobre el Aire. El aire es uno de los elementos vitales para la vida. Al igual que ésta, las otras seis, están siendo derramadas sobre los cuatro elementos, los cuales hacen posible la vida en el planeta: Tierra, Agua, Fuego y Aire. Al decir que será vertido sobre el aire, podría estar diciéndonos que sería una guerra eminentemente  aérea. Y aún peor, que el aire fuera contaminado con armas químicas, o sustancias de tipo biológico viral, que se propague a través del aire, entre la que podrían estar las bombas nucleares, ántrax, el viro de la viruela, entre tantos otros que existen. . ¡Será terriblemente desastroso! Toda conciencia será  tocada y transformada de alguna manera.

Esta última plaga, producirá, dice, un gran terremoto. Este terremoto podría no ser solo de tipo político sino literal también. Esta guerra, podrá ser  en Medio Oriente, pero causará estragos en todo el mundo. Inclusive, otras ciudades de América y Europa podrían ser destruidas.  Se dice que son diez reyes los que ostentan el poder por un poco de tiempo, y diez son los reyes que se enfrentan a Cristo, es decir, al Judeocristianismo  La ciudad se dividió en tres partes, dice, esta división podría ser de tipo político y geográfico, como la que ocurrió en Alemania después de la segunda guerra mundial entre los aliados. No sabemos a qué ciudad se esté refiriendo. Podría ser Jerusalén; Ciudad del Vaticano, incluso, la misma geografía del mundo podría quedar dividida en esta llamada tercera guerra mundial.

EL SÉPTIMO SELLO–  “Y cuado él abrió el séptimo sello, en el cielo ocurrió un silencio como por media hora. Y vi a los siete ángeles que están de pie delante de Dios, y les fueron dadas siete trompetas” Apocalipsis 8: 1 y2.

-La media hora de silencio que se produce en el cielo al abrir el séptimo sello, es el compás de espera que producen los cuatro ángeles al retener los cuatro vientos. El rompimiento del séptimo  sello da origen al toque de las siete trompetas. Y el toque de la séptima  trompeta produce el  vertimiento de la séptima  plagas.

LA SÉPTIMA TROMPETA–  “Ahora bien, cuando los siete truenos hablaron, yo estuve a punto de escribir; pero oí una voz procedente del cielo decir: Sella las cosas que hablaron los siete truenos y no las escribas” Apocalipsis  10: 4.

-Esto significa, que  quedaron secretas, ocultas para que ningún mortal entendiera su significado por los pasados dos mil años. Quedaron bajo secreto los siete sellos, las siete trompetas, lo que hablaron los siete truenos, y las siete plagas, hasta ahora. Cuatro elementos señalando un mismo fin. También está el número cuatro como símbolo de un final, en  los cuatro jinetes del Apocalipsis; los cuales salieron en el rompimiento de los primeros cuatro sellos.

Este secreto que cayó sobre estos acontecimientos sería mantenido, hasta el momento mismo en que fuera a ser tocada la séptima trompeta. El espíritu de la Escritura dice:  “Ya no habrá mas demora, sino que en los días de dar el toque el séptimo ángel, cuando esté a punto de tocar su trompeta, verdaderamente queda terminado el secreto sagrado de Dios, según las buenas nuevas que él declaró a sus propios esclavos los profetas” Apocalipsis 10: 7.

Potencias Asiáticas  con la complicidad del terrorismo Islámico, podrían ser los que enciendan el espíritu inmundo de la guerra, y  de la séptima de las plagas apocalípticas. Las montañas, dice,  también desaparecerán, es decir, las potencias del mundo  dejarán de ser potencias. Estos diez reyes son los que se enfrentarán contra el Cordero, pero el Cordero los vencerá, porque es Rey de Reyes y Señor de Señores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s