¿Tendrías sexo con un robot?

RROSALES_WIRED_REALBOTIX_0310

 

La semana pasada, los medios italianos registraron con emoción, y algo de pánico, que abría sus puertas “con todas las reservas agotadas” el primer burdel de muñecos sexuales en el país, ubicado en Turín. El negocio, que ya existe en países como España, Canadá, Holanda, Austria, Dinamarca, Rusia, entre otros, ofrece a los huéspedes la experiencia de pasar un rato íntimo con un amante robótico a partir de 80 euros la media hora. Adentro, los usuarios tienen la oportunidad de conocer a Noemi, Kate, Molly y Alessandro, algunos de los prototipos de robots sexuales más avanzados que existen.

Aunque durante décadas estos autómatas pertenecieron a la ciencia ficción, el origen de los robots sexuales se remonta a 2010 cuando en la feria Adult Entertainment Expo de Las Vegas, el ingeniero Douglas Hines presentó a Roxxxy. En ese momento, era solo una mezcla básica de silicona y circuitos eléctricos, pero en ocho años la industria evolucionó a tal punto que actualmente existen muñecas con personalidades propias, capaces de mover la cabeza, sonreír y simular orgasmos. Los científicos vislumbran que en el futuro habrá robots capaces de pasar prácticamente desapercibidos entre humanos, con quienes podrán tener experiencias sexuales inolvidables e, incluso, desarrollar relaciones sentimentales como en la película Her. Ahora, varias compañías compiten por crear la versión más realista.

Pero los robots son apenas la punta del iceberg. Según Bryony Cole, quien lidera el proyecto The Future of Sex, la ciencia ya empieza a transformar la intimidad humana en cuatro campos al menos. Uno de ellos es el de la sexualidad remota, es decir, aparatos y estimuladores de placer que en unas décadas lograrán que el sexo a larga distancia sea más atractivo, realista y emocionante, aunque por ahora están en una etapa incipiente. “Hoy hay prototipos de dispositivos para sentir besos a larga distancia, trajes corporales táctiles de realidad virtual y almohadas que transmiten el sonido de los latidos del corazón de un amante”, explica.

También existen los mundos virtuales para adultos, que ya son una realidad. Páginas como Red Light Center y 3DXChat permiten a los más curiosos diseñar entornos y cuerpos, en los que pueden convertirse a sí mismos en el personaje que deseen o crear un avatar de su pareja sexual ideal. Además, allí pueden conocer humanos en tiempo real e incluso participar en fiestas virtuales, entre otras actividades. A medida que el mundo virtual y el del sexo remoto evolucionen y se integren, “la línea que divide el sexo ‘real’ con alguien en su espacio físico y el sexo virtual en los mundos en línea, desaparecerá”, dice Cole.

La experta considera que existe incluso potencial para que el sexo tecnológico eduque sobre las relaciones de pareja. Pone el caso de la International Language School de Montreal que por medio de audífonos de realidad virtual educa sobre el acoso sexual desde la perspectiva femenina. La experiencia de inmersión está destinada a enseñar prácticas de sexo seguro, combatir las infecciones de transmisión sexual y prevenir embarazos no deseados advierten otros expertos.

Cole y otros investigadores como Kate Davlin pertenecen a la corriente a favor de la evolución tecnológica del sexo. En la otra orilla están aquellos que advierten que el panorama podría ser trágico. La encabeza, entre otros, la británica Kathleen Richardson, quien desde 2015 lidera la campaña Against Sex Robots y argumenta que dar rienda suelta a estas innovaciones solo servirá para exacerbar la violencia de género y los comportamientos sexuales disfuncionales. Dentro de esta postura también están los que aseguran que los robots acabarán con las relaciones tradicionales de pareja, pues en un futuro las personas preferirán la realidad virtual para tener sexo y evitar intercambiar los fluidos que transmiten enfermedades. Además, provocará que los jóvenes se esfuercen menos por conquistar, pues al alcance de un clic podrán disfrutar de un millón de fantasías imposibles en el mundo real. Lo anterior pondría en riesgo incluso la reproducción humana.

Aunque ambas partes presentan posiciones válidas, hoy existe poca evidencia del rumbo que tomarán las relaciones humanas con la expansión de estas tecnologías. El único trabajo, publicado en agosto de 2017 por un grupo de científicos de la Universidad de Sheffield, supone que entre el 9 y el 75 por ciento de las personas estarían dispuestas a tener sexo con robots y 86 por ciento creen que podrían satisfacer sus deseos sexuales. En promedio, los hombres son 50 por ciento más abiertos a experimentar con estas máquinas.

El informe reconoce también un gran desacuerdo entre los expertos sobre si estos robots podrían prevenir crímenes sexuales. Asegura que si bien no es probable que en los próximos cinco o diez años existan robots que suplanten a los humanos, la tecnología avanza tan rápido que crece la incertidumbre. “Es posible que todo este mercado quede reducido a un nicho, pero también que el sexo con robots cambie nuestra forma de relacionarnos y se convierta en la norma. Necesitamos mucha más ciencia sobre el tema”, concluye.

Y tu que opinas : ¿Tendrías sexo con un robot ?

13 Comentarios

  1. Pues, normalmente me gusta probar primero y luego emitir mi opinión.
    Pero a priori, ahora en este preciso instante te digo que no.
    Para mí el sexo, está en la cabeza.
    Y es mucho más qué placer sexual, puede parecer mentira, siendo swinger, pero para mí todo no vale; depende.
    De qué factores estoy hablando?
    Química, sensualidad, conversación seducción, reto, etc., Algunas veces sí otras veces no.
    Yo no soy un robot eso es un axioma.
    Y yo discrepo con otros swingers liberales o personas que les gusta practicar hablar o se interesan por el mundo del sexo y por su puesto tengo opinión propia.
    Ahora digo que no, aunque me critiquen.
    Un abrazo, María. Buen día.🤗😉

    Le gusta a 2 personas

  2. Muchas gracias Joan Lluis por tu excelente exposición. Tal vez habéis visto la película Her. Allí dan un paso más, no es sólo sexo, también pretenden ofrecer amor robótico. No tengo datos para decir que se “ha disparado”, pero sí tengo la impresión de que se ha “normalizado” el uso de aparatos electrónicos para obtener placer. Me refiero a toda la industria de juguetes eróticos, muchos de ellos te permiten conectarte con tu amante, en la distancia, gracias a una APP, donde puedes ceder el control de tu placer a esa otra persona. También se han extendido el consumo de APP de relaciones “rápidas” que incluyen sexo a distancia gracias a toda la tecnología. Antes era el teléfono erótico, ahora, quien más y quien menos, ha tenido relaciones virtuales con un interlocutor. Sí ya sé que mis referencias incluyen a humanos al otro lado y que tu exposición se centra en que el otro sea un robot. Lo que quiero señalar, es que, tal como lo veo, estamos protagonizando la transición. Los humanos experimentamos con nosotros mismos dentro y fuera de los laboratorios. Veremos donde nos lleva. Para terminar, respondo a tu pregunta. A día de hoy, me parece inimaginable que podamos reproducir la piel, la sensación corpórea que supone la entrega a otro y la recepción de ese mismo. La experiencia sublime de unión en diferentes dimensiones que proporciona el sexo consciente tal vez sea reproducible por un robot, hoy no lo imagino. Si hablamos únicamente de sexo explosivo, de liberación de tensión, de rendimiento, si estamos en ese plano, sin duda es posible. Ya existen aparatos que producen sensaciones que para algunos humanos son inaccesibles y están genial. Otro aspecto interesante que mencionas es fantasía y realidad. Dos esferas comunicadas por el deseo, hasta hoy. Tal vez estamos ante la revolución de la sexualidad humana. Atenta seguiré las pistas que nos has dado. Mil gracias. Un saludo. Marina

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s