2 comentarios el “Dondequiera que estaba ella, ahí estaba el Edén.

  1. Me ha gustado mucho este post. La idea de un dios por sobre dios recuerda al poema de Borges: “…¿qué dios detrás de dios la trama empieza / de polvo y tiempo y sueño y agonía?”

    Un saludo para ti desde Argentina.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s