El Tiempo no cambia nada.

11226553_882969988458470_2433523487642562883_n

Este post fue escrito en el año 2006, ahora casi 10 años mas tarde , sigue siendo igual de valido. Y acertado, aunque a algunos/nas les….digamos moleste.

“Parece que en este país de pelotazo urbanístico y puterio sin fin en todas las cadenas televisivas existentes, se nos olvida una cuestión de fondo cada vez que se trata el tema del inmigrante. España es un país de emigrantes, y no hace mucho de ello por cierto, pero parece que se nos olvida el tema cuando vienen de fuera a ganarse los cuartos honradamente. No voy a entrar en tema de mafias, y demás milongas que día a día los políticos nos intentan meter por las orejas a ver si de tanto repetirlo acabamos por creernoslo. Me voy a centrar en un hecho simple , esa gente que se juega la vida pasando el estrecho o llegando en patera (palabra que prefiero a cayuco que parece que se acaba de poner de moda entre los periodistas) a las costas españolas , bien sean peninsulares o isleñas, vienen como fuimos los españoles hace no tantos años, a buscar una vida mejor para ellos y para sus hijos, intentando dejar atrás una vida de penurias, de las que nuestra juventud ensimismada en sus móviles de última generación y su ropa de marca “mega mega pija, oh sea” no conocen ni quieren conocer, resulta muy sencilla la vida cuando papi y mami dan 30€ al nene para que no moleste y esté lo menos posible en casa. Se nos olvida que en este país en el que muchos viven del cuento y otros muchos viven del “ladrillo mágico” hace no muchos años se pasaba hambre. Mi abuela, cuando todavía tenía la cabeza bien, me contaba las historias de cuando tenía que bajar al pueblo a vender carbón llevándolo en un burro o tenía que servir en las casas de los señores de la época. Mi abuela analfabeta, que un día me pidió que le enseñase a firmar con su nombre porque se avergonzaba de tener que poner una X en el lugar de su nombre cuando iba a recoger el vale de carbón que le correspondía como viuda de minero. Esa abuela al igual que muchas otras sabía lo que era vivir durante una guerra, una posguerra y pasar penurias y calamidades. Esa abuela tenía hermanas que habían emigrado a Argentina en busca de una vida mejor, y a las que no volvió a ver.

Lo que hacen los subsaharianos, marroquies, sudamericanos y habitantes de los paises del este, lo hicimos nosotros, españolitos de mercedes 500 y pieles de zorro del ártico, pagadas a plazos, hace no mucho, y no creo que los paises a los que fuimos nos recibiesen como lo estamos haciendo nosotros actualmente. Tengamos un poco de memoria histórica no vaya a ser que la bonita “burbuja inmobiliaria” en la que vive este país llamado “España” estalle un día y nos veamos obligados a repetir el ciclo de emigración recibiendo el trato que nos merecemos.

Recuerda “trata a los demás como te gustaría que te tratasen” no es mía la frase, la original es de Confucio: “Lo que no quieras que los otros te hagan a ti, no lo hagas a los otros.”

Intento aplicarla cuando puedo, no tantas veces como quisiera, no voy a ser hipócrita pero si es un buen motor del día a día. ¿ No te parece ? “

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s