Cuando morimos . ( 3 )

unnamed

Después del momento en el que se te considera clínicamente muerto bajo estandards occidentales, tus pensamientos disminuyen y pierdes la percepción sensorial del mundo material, pero según el entendimiento Tibetano uno retiene la consciencia de un cielo iluminado y grandioso primero con luz de luna, después con una luz brillante anaranjada de sol, lo cual es nuestra propia interpretación respectiva de una gota aperlada de energía masculina a través de la línea central desde el chakra de la corona hacia el corazón, y una gota roja de energía femenina en ascenso desde el chakra de la zona genital hacia el chakra del corazón. Cuando estas dos gotas se encuentran, producen la consciencia misma y crean un entendimiento a consciencia que no se experimenta nunca durante el tiempo en vida, un tipo de oscuridad luminosa. En esta parte del proceso uno pierde completamente la consciencia, lo cual es una sensación parecida a la de un desmayo ao la del dormir.

La consciencia no desparace exactamente, sino que atravieza un cambio. El entendimiento, la consciencia, percibe lo que los Tibetanos llaman “luz clara”, una consciencia unificante y omnipresente. Los tibetanos entienden que los dos canales forman un nudo que mantiene a cada chakra en su lugar. El nudo en el chakra del corazón se ata en el momento de la concepción y se mantiene firme a través de la vida entera. En esta parte del proceso de la muerte, el nudo comienza a deshacerse. La consciencia finalmente se separa del cuerpo. Desde la perspectiva Tibetana, este es el momento real de la muerte.

Pero éste no es el final, y , lo que sucede después depende de nuestro nivel de evolución espiritual.

Este conocimiento de la dinámica de la muerte, provoca mi esperanza de haber desarrollado mi entendimiento de la naturaleza verdadera de la realidad lo suficiente como para superar la experiencia, y así poder reconocer e integrarme a la “luz clara”; así cuando finalmente descanse sin mi cuerpo físico y sin mi sistema energético, y me convierta en la quitaesencia de la consciencia en unión absoluta con la Mente Divina que minifiesta el Universo, pueda yo pasar más allá de la necesidad de reencarnar y alcanzar la iluminación máxima. Pues esto es lo que sucede después:

La mayoría de nosotros atravezamos esta experiencia trascendental sin notarla, ya que nuestro nivel de consciencia es tan sutil que no la reconocemos y somos ignorantes de su importancia. Algunos ven la “luz clara” tal cual es pero se alejan de ella temiendo la disolución de las estructuras conocidas y los patrones habituales que la aceptación de una consciencia a este nivel requiere, y entonces despiertan en una consciencia de oscuridad sin haberse dado cuenta de lo que se ha perdido, y aquí es cuando comienzan a reconstruir las estructuras necesarias para ocupar de nuevo un lugar en el mundo físico.

CONTINUARA :

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s