Razón o Iluminación.

 

mistica-orgaz

 

Tuve una formación muy racionalista. Pero la razón divide, fragmenta, con el fin de analizar, como se disecciona un cadáver.  Por eso entre la teología y la mística me quedo con la mística. Los teólogos se han roto el seso analizando o pretendiendo analizar personas, procesiones y demás mandangas en la Trinidad. ¿Puede diseccionarse una violeta, una mirada, un poema? Cuando lo haces, lo marchitas, lo desfloras, te lo cargas.

Karl Rahner, que era un gran teólogo, lo era sobre todo cuando tumbado en un sofá dictaba y su teología brotaba de su intuición de su conocimiento iluminado. Es verdad que la intuición no siempre acierta porque puede estar al borde de la locura y que necesita serenarse y un poco de análisis para ver dónde empieza y dónde termina. Pero sin intuición previa no hay verdad. De ahí los escolásticos que convertían todo en un cajón de huevos y los que hoy primero acatan los dogmas y luego hacen teología parecen catecismos agrandados y poco digeribles, un centón de verdades que dicen que hay que admitir por fe, a la que ayudan muy poco porque le extirpan su dimensión cordial, su resonancia del Todo.

El entendimiento es un don maravilloso, pero a la vez puede ser un obstáculo. El Uno es como un abanico. En él hay un despliegue de colores, facetas de un mismo Ser. La inquietud trascendente del ser humano es recuperar su pertenencia al Uno y liberarse de la parcelación, la ilusión de estar separado

. El teólogo analiza, el místico hace síntesis.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s